Pastor de Anatolia

¿Qué carácter tiene?

Leal, Independiente, Reservado

  • Popularidad de la raza: Puesto 90 de 197
  • Altura: 75 cm (macho), 70 cm (hembra)
  • Peso: 50-70 kg (macho), 35-55 kg (hembra)
  • Esperanza de vida: 11-13 años
  • Grupo: Perros Pastores

El perro pastor de Anatolia es un robusto e imponente guardián del rebaño de antiguo linaje. Protectores y territoriales, pero también inteligentes, pacientes y profundamente leales, estos musculosos vengadores son apreciados como perros guardianes de trabajo sin igual.

Sobre el Pastor de Anatolia

El perro pastor de Anatolia mide entre 68 y 73 centímetros a la altura del hombro y puede pesar hasta 70 kilos. Con una gran musculatura, pero ágiles al andar, los anatolios son más que un rival para los depredadores y el duro terreno de su tierra natal. Los anatolios descienden de algunas de las líneas de sangre caninas domésticas más antiguas que se conocen. Esto confiere a la raza una sensación de intemporalidad, una cualidad sin florituras, intacta, que nos transporta 6.000 años atrás, a la Edad de Bronce

Los anatolios son inteligentes, devotos, sensibles y adaptables. Protegerán su rebaño -ganado, niños, perros más pequeños, incluso el gato de la familia- con intensidad. Los propietarios de anatolios deben ser líderes fuertes, dispuestos y capaces de manejar un perro tan dominante y exigente como tranquilo y cariñoso

Características de la raza

Grande, robusto, poderoso e imponente, con gran resistencia y agilidad. Desarrollado a través de un conjunto de circunstancias muy exigentes para un propósito puramente utilitario; es un perro de guardia de trabajo sin igual, con una capacidad única para proteger el ganado. Impresión general – Parece audaz, pero tranquilo, a menos que sea desafiado. Posee tamaño, buen hueso, un torso bien musculado con una cabeza fuerte. La reserva fuera de su territorio es aceptable. Es deseable un movimiento fluido y un temperamento uniforme.

Cabeza

La expresión debe ser inteligente. Los ojos son de tamaño medio, separados, de forma almendrada y de color marrón oscuro a ámbar claro. Los ojos azules o de dos colores diferentes son una descalificación. Los bordes de los ojos serán de color negro o marrón y sin hundimiento o flojedad de la gaviota. La pigmentación incompleta es una falta grave. Las orejas no deben estar más altas que el plano de la cabeza. En forma de V, con el ápice redondeado, miden entre cuatro pulgadas en la base y seis pulgadas de longitud. La punta debe ser lo suficientemente larga para alcanzar la esquina exterior del párpado. Orejas caídas hacia los lados. Las orejas erguidas son una descalificación. El cráneo es grande pero en proporción al cuerpo. Hay un leve surco en la línea central, hacia adelante y hacia atrás, desde el stop aparente hasta el occipucio moderado. Es más ancho en los perros que en las perras.

Cuerpo

Cuello ligeramente arqueado, poderoso y musculoso, de longitud moderada con más piel y pelaje que en el resto del cuerpo, formando un collar protector. La papada no debe ser colgante ni excesiva. La línea superior aparecerá nivelada al andar. La espalda será poderosa, musculosa y nivelada, con caída detrás de la cruz y arco gradual sobre el lomo, inclinándose ligeramente hacia abajo en la grupa. Cuerpo bien proporcionado, funcional, sin exageración. Nunca gordo o blando. El pecho es profundo (hasta el codo) y bien arqueado, con una clara inclinación hacia arriba en el lomo. La cola debe ser larga y llegar hasta el corvejón. De inserción más bien alta. Cuando está relajado, la lleva baja con el extremo curvado hacia arriba. Cuando está alerta, la cola se lleva alta, formando una «rueda» Tanto el porte bajo como el de rueda son aceptables, al andar. «Se prefiere el transporte en forma de rueda. La cola no necesariamente se desenrolla totalmente.

Patas delanteras

Los hombros deben ser musculosos y bien desarrollados, las palas largas, anchas e inclinadas. Los codos no deben estar ni hacia adentro ni hacia afuera. Las patas delanteras deben ser relativamente largas, bien deshuesadas y de inserción recta con cuartillas fuertes. Los pies son fuertes y compactos con dedos bien arqueados, de forma ovalada. Deben tener uñas robustas con almohadillas gruesas y resistentes. Los espolones pueden ser removidos.

Pelaje

Corto (una pulgada como mínimo, no apretado) a áspero (aproximadamente 4 pulgadas de longitud) con el pelo del cuello ligeramente más largo. Algo más largo y grueso en el cuello y la crin. El subpelo grueso es común a todos. Puede haber plumas en los flecos de las orejas, las patas, las nalgas y la cola.

Patas traseras

Fuertes, con muslos anchos y muy musculados. La angulación de la rodilla y el corvejón están en proporción con los cuartos delanteros. Vistos desde atrás, los miembros son paralelos. Los pies son fuertes y compactos con dedos bien arqueados, de forma ovalada. Puede haber espolones dobles. Los espolones pueden ser removidos.

Cuidados

NUTRICIÓNCUIDADOSEJERCICIOADIESTRAMIENTOSALUD
El perro pastor de Anatolia debería tener una alimentación para perros de alta calidad, ya sea fabricado comercialmente o preparado en casa bajo la supervisión de tu veterinario Cualquier dieta debe ser apropiada para la edad del perro (cachorro, adulto o senior). El anatoliano no tiende a comer en exceso. Los premios pueden ser una ayuda importante para el adiestramiento, pero dar demasiados puede provocar obesidad. Infórmese sobre qué alimentos humanos son seguros para los perros y cuáles no. Consulte a su veterinario si tiene alguna duda sobre el peso o la dieta de su perro. Debe haber agua limpia y fresca disponible en todo momento.
Criado para trabajar al aire libre, el anatoliano tiene un grueso subpelo que le protege de los elementos. Algunos anatolianos tienen un pelaje exterior largo, pero en la mayoría es bastante corto, y un cepillado rápido una vez a la semana lo mantendrá en buen estado. Sin embargo, tenga en cuenta que el anatoliano muda su capa inferior dos veces al año. Durante la época de muda, tendrá que ser cepillado a fondo para eliminar el pelo muerto, con un cepillo de cerdas cortas y posiblemente también con un peine, cada pocos días. Como en todas las razas, las uñas del anatoliano deben cortarse regularmente.
Dado que sólo necesita una cantidad moderada de ejercicio, un anatoliano será feliz con tiempo en un patio -asegúrese de que tiene una valla alta y fuerte y una puerta cerrada- y un largo paseo una o dos veces al día. Sin embargo, recuerde que un anatoliano debe ir con correa siempre que lo saque de casa. Como dice un criador: «No dé por sentado que sus perros serán fiables sin correa. Una falsa seguridad por su parte puede convertirse en un desastre»
Debido a que la raza tiende a ser cautelosa con los demás e instintivamente protectora, un cachorro de Anatolia debe ser socializado. El adiestramiento en obediencia es una necesidad para esta raza. El anatoliano fue criado para trabajar de forma independiente, tomar decisiones por su cuenta y proteger a su rebaño de los extraños, y entrenar a la raza para que responda a las órdenes puede ser un reto. Bajo ninguna circunstancia un anatoliano debe recibir un entrenamiento de protección o de perro guardián.
El anatoliano es en general una raza sana y resistente. La displasia de cadera no es común en los anatolianos, ni tampoco la hinchazón, una torsión e inversión del estómago que pone en peligro la vida. Sin embargo, los propietarios deben conocer los síntomas de la hinchazón para poder actuar rápidamente en caso de que se produzca. La raza puede ser sensible a la anestesia, y los propietarios deben asegurarse de que su veterinario es consciente de ello antes de cualquier procedimiento. Los buenos criadores detectarán el entropión, que consiste en la inversión de los párpados, que puede corregirse quirúrgicamente. Las orejas de un anatoliano deben revisarse regularmente para detectar cualquier signo de infección, y los dientes del perro deben cepillarse con frecuencia.

Historia

Anatolia, o Asia Menor, es la península que constituye la parte asiática de Turquía. Fue en esta encrucijada de la civilización primitiva donde los pastores de ovejas y cabras desarrollaron un guardián del ganado conocido como el Coban Kopegi («perro pastor»), precursor del actual Pastor de Anatolia.

La región central de Anatolia es un altiplano de interminables llanuras y colinas. Los veranos son secos y brutalmente calurosos, y los inviernos son nevados, con temperaturas bajo cero. En este duro e implacable crisol, el pastor de Anatolia se forjó su larga reputación de guardián supremo del rebaño.

Los artefactos antiguos que se remontan a los días del Imperio Babilónico documentan los ancestros de la raza. Los bajorrelieves asirios que se conservan en el Museo Británico, que datan del año 2000 a.C., muestran grandes perros de tipo pastor anatoliano reconocibles. Los primeros libros de la Biblia hacen referencia a pastores cuyos perros eran probablemente alguna variación local del Anatoliano.

La historia de la raza en EE.UU. comienza en los años inmediatamente anteriores a la Segunda Guerra Mundial, cuando el Departamento de Agricultura importó una pareja reproductora de Turquía para participar en el «Proyecto de Perros Pastores» de alto secreto El objetivo del programa era determinar qué razas serían las más adecuadas para trabajar en los pastos de ovejas estadounidenses. Con el estallido de la guerra, el proyecto se disolvió y los anatolios y su descendencia se dispersaron.

Los ganaderos estadounidenses empezaron a importar anatolios en la década de 1950, pero la raza se afianzó realmente en este país en la década de 1970. El mérito de haber establecido firmemente la raza en Estados Unidos corresponde al teniente Robert Ballard, de la Marina estadounidense, que adquirió una pareja de anatolios mientras estaba destinado en Turquía. Se los llevó a casa y crió su primera cría en 1970, proporcionando una base para los criadores estadounidenses.

Esta nueva actividad de cría coincidió con la aprobación de la Ley de Especies Amenazadas. La nueva ley exigía que los ganaderos controlaran la población de lobos depredadores sin matarlos. Los pastores de Anatolia, que prefieren intimidar a los depredadores en lugar de luchar contra ellos, eran perfectamente adecuados para este trabajo. Muchos pastores de Anatolia siguen siendo hoy en día perros de trabajo en los ranchos, protegiendo desde ovejas y cabras hasta avestruces y llamas.

Curiosidades del Pastor de Anatolia

Los pastores de Anatolia también son conocidos como Goban Kopegi, Karabash de Anatolia o Kangal.

Los Pastores de Anatolia son sensibles a la anestesia.

Los pastores de Anatolia han aparecido en películas como «Gatos y perros», «Kate y Leopold» y «Amigos con beneficios»

Los anatolios llevan ayudando a la conservación del guepardo en Namibia desde 1994. El Fondo de Conservación del Guepardo de Namibia puso en marcha un programa para animar a los ganaderos a utilizar perros pastores de Anatolia para proteger sus rebaños, reduciendo así la necesidad de matar guepardos.

Los pastores de Anatolia son extremadamente independientes. Su instinto es cuidar de sí mismos y del rebaño sin necesidad de instrucciones.

Aunque es protector, el Pastor de Anatolia es tranquilo, amistoso y afectuoso con su familia inmediata.